martes, 26 de octubre de 2010

La Tienta

Amigos aficionados, no hay nada más taurino que un tentadero. Ahí es donde se gesta la bravura del toro de lidia. Es el laboratorio de la bravura.

Existe un factor psicológico que misteriosamente tiene este animal, que es la bravura, por lo cual es posible la existencia del toreo. La selección de este factor, es la tarea que se desarrolla a través de la llamada “Tienta”. El toro de hoy en día es el resultado de un trabajo genético, que gracias a estos tentaderos, no sólo se ha conservado la bravura, sino se ha mejorado.

Se dice que fue en el siglo 18 cuado se realizaron las primeras pruebas de bravura, con el fin de seleccionar a los mejores animales para su reproducción. Los primeros tentaderos consistían, en que los ganaderos sólo observaban la manera de embestir de los becerros, recién herrados, hacía un  bulto que estaba colocado en el centro de un redondel. Como en el resto del toreo, los procedimientos se han perfeccionado.

La tienta suele realizarse en el llamado tentadero, que no es más que un ruedo localizado en la misma ganadería. Existen las tientas de becerras y de becerros. La diferencia es que las hembras se torean y los machos no, pues estos serán toreados más adelante en una plaza de toros. Como sabemos amigos radioescuchas, el ganado bravo solo se puede torear una vez, pues durante la lidia, aprende lo que es el engaño y por lo tanto se vuelve imposible de torear.

La costumbre es tentar el ganado cuando cumplen los dos años, edad suficiente donde se pueden observar sus cualidades de bravura.  Lo principal para observar en un tentadero, es ver la reacción del animal ante el castigo de la puya del picador. Ahí el ganadero analiza minuciosamente varios aspectos, que, bajo su criterio,  inteligentemente deben ser interpretados para poderle asignar al animal una calificación.

Una vez pasada la pica. Se desarrolla una lidia de muleta similar a la de una plaza de toros. Con la diferencia de que el torero, torea más para el ganadero que para el público o para si mismo. Ahí se puede observar el estilo de la becerra. Analizar factores negativos o positivos para la lidia como lo son: la nobleza o el sentido, la acometividad o la mansedumbre, la codicia o lo incierto, etc.

Las becerras seleccionadas servirán de madres, y según sus características se cruzarán con los sementales previamente escogidos en la ganadería. Las becerras que no sirvan, simplemente se irán al carnicero para consumo humano.

En la tienta de machos como no se torean, solo se verán sus cualidades al caballo. El desarrollo de este tipo de tientas es muy interesante, ya que los becerros son colocados por los toreros a cuerpo limpio, un ejercicio que desarrolla el sentido de las distancias. Existe también la tienta en campo abierto, hoy en día es una práctica casi en desuso.

La selección que se ha llevado durante más de dos siglos en los tentaderos, ha hecho del toro de lidia un animal con un alto coeficiente de nobleza, pero suficiente para conservar su bravura,  y  la sensación de peligro que es básica en el toreo.

4 comentarios:

  1. Excelente...gracias, he aprendido algo que no sabía.

    ResponderEliminar
  2. que bonito decir que matas toros! En que cabeza cabe eso!

    ResponderEliminar
  3. "Existe un factor psicológico que misteriosamente tiene este animal, que es la bravura".. Esta gente es imbécil.

    ResponderEliminar