martes, 26 de octubre de 2010

La preparación de un torero

Para ser torero hay que tener una preparación física y mental muy importante. Un torero se prepara como cualquier otro deportista de alto nivel. La condición física es vital para enfrentarse a un toro. Recordemos que el torero, aunque debe de quedarse quieto, se mueve en el ruedo, por lo que tiene, durante de la lidia, una pérdida de fuerza natural. Un torero debe de estar fuerte ya que el miedo desgasta.

La preparación física principal de un torero, es torear de salón. Este ejercicio consiste en simular una faena, pero sin el toro de por medio. Se dice que “para pegar un pase al toro de verdad, hay que pegarle antes cien al de mentiras”.  Con el toreo de salón se mejora la técnica y se fortalecen los músculos que se requieren para poder cargar y manipular adecuadamente los avios (que son el capote y la muleta).

Para torear se necesitan reflejos, cuando se tiene buena condición física estos responderán mejor. Un golpe, por ejemplo, debilita, por lo que con una buena preparación física se tendrá mayor poder de recuperación, además de mantener la mente más lúcida.

Los toreros para entrenar también suelen correr, este ejercicio da fondo, y da fortaleza en piernas, lo que ayuda a reponerse fácilmente enfrente de la cara del toro. Normalmente se suele correr distancias largas a un mismo ritmo, es decir ejercicio aeróbico, aunque claro que sirve, no es lo más optimo. Lo explico: durante la lidia el ritmo cardiaco varía constantemente, cuando el toro pasa enfrente del torero el ritmo cardiaco se acelera y después, al separarse del toro este se relaja y así constantemente. Por lo tanto el torero necesita prepararse de forma anaeróbica, simular lo más posible el mismo desgaste físico que se va a tener enfrente del animal. La recomendación es correr con cambios de ritmo.

Así como la fiesta de toros mantiene muchas tradiciones, la forma de entrenarse del torero es igual. Alguna de estas que se puso de moda entre los toreros en México hace muchos años, y se mantiene hoy en día, es  jugar frontón, este ejercicio sí ayuda, ya que es anaeróbico y fortalece el antebrazo, parte fundamental de la anatomía humana para torear.

La elasticidad también es muy importante, el torero debe de tener plasticidad, y no rigidez. Por eso amigos radioescuchas, a un torero normalmente lo verán fuerte, pero no fornido.

La preparación de un torero continua en el campo, donde entrena en los tentaderos toreando con becerras. Aquí ya se torera enfrente de un animal de verdad, aunque el riesgo es menor, este ya existe, por lo que el aspecto físico y mental ya es mayor. Ni que decir cuando se torea un toro a puerta cerrada, sin lugar a dudas la mejor preparación que puede tener un torero, pocos lo pueden hacer por el alto costo que esta tiene.

Además de la preparación física, la mental es muy importante. En los últimos años la palabra de moda entre los taurinos ha sido “estar mentalizado”; cada torero la asume según su personalidad. Un torero se puede mentalizar de muchas maneras. La costumbre es estar pensando todo el tiempo en el toro y su contexto. El torero debe analizar los distintos escenarios en los que se puede enfrentar el día de la corrida y tener programadas mentalmente muchas variantes, para tomar en su momento, la decisión correcta. Estar mentalizado es tener los objetivos muy claros, para que ante cualquier adversidad, estos no se vean afectados.

Como ven amigos aficionados el entrenamiento de un torero es como cualquier oficio, el estar física y mentalmente bien preparado, habla del profesionalismo de un torero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada